Elipsis como recurso literario. Omitir palabras.

old-letters-1082299_1280

 

La elipsis viene a ser la supresión de algún elemento de la frase porque se sobreentiende. Es necesario para no repetirnos constantemente. Por ejemplo.

Queríamos salir a conocer Madrid, pero preferíamos conocerlo de noche, así que primero echamos una larga siesta en el hotel.

En la frase, he omitido la repetición de “Nosotros” y “Madrid”. Fíjate como quedaría sin elipsis:

Nosotros queríamos salir a conocer Madrid, pero nosotros preferíamos Madrid de noche, así que primero, nosotros echamos una larga siesta en el hotel.

Como ves, la elipsis es necesaria por el bien común, pero también se puede utilizar como recurso poético. En español, a veces, queda genial omitir verbos, da al texto un aspecto de pinceladas sobre lienzo. Mira, mira:

En el prado, ovejas, y bajo una cornisa de piedra, palabras airadas de pastores. Ella, ojos chispeantes. Él, miedo en los huesos. 

Queda bien ¿Verdad? No hay que abusar, pero de vez en cuando enriquece el texto. A mí me gusta usarlo en álbum ilustrado. Voy a continuar esta frase, a ver si me sale un mini cuento sin usar un solo verbo.

En el prado, ovejas, y bajo una cornisa de piedra, palabras airadas de pastores. Ella, ojos chispeantes. Él, miedo en los huesos. Los lingotes de oro en el zurrón como soles en la tarde. Lejos, en la casa del cacique, un muerto, una viuda, y una semi viuda amante del muerto, en realidad del vivo, ahora muerto. Fin del trabajo: Así que un lingote para ella, otro para él, y tres para el demonio de la cueva. Mañana otra vez, pero antes, movimientos de manos y una estrella de cinco puntas en la tierra. Con la magía del diablo, los dos pastores ¡Ovejas de nuevo! Mañana más oro, ahora descanso con el rebaño. Él, aun con miedo en los huesos, ella, ojos chispeantes.

Creo que he conseguido omitir todos los verbos. Espero que el post te haya servido. Nos vemos otro día.

Arturo

 

 

SUBIR